PIEDRAS 


Se encontraba en los terrenos ahora ocupados por la carretera de acceso al Hospital Comarcal del Bidasoa, no muy lejos de la plaza embajador Pedro de Aristegi, en el barrio de Anaka.

 

 

Desaparecido caserío Gebara en el barrio de Anaka.

 

 

Nos referimos a “Gebara”, uno de los caseríos que hubo en la zona, cuyo origen se remonta al siglo XVII y en cuyos aledaños hubo un imponente robledal y no muy lejos de los juncales que una vez desecados eran fértiles tierras de cultivo.

Curiosamente el caserío no fue derribado.

Dado su valor histórico, la Administración decidió que fuera desmontado piedra a piedra.

A lo largo de un laborioso proceso, el caserío fue desmontado piedra a piedra, y cada una de ellas cuidadosamente numeradas, con la promesa de que sería reconstruido algún día en algún otro lugar.

Los trabajos de desmontaje se produjeron en 1988.

Pasaron muchos años y nada más se supo del curioso proyecto.

Un buen día descubrimos que, si no todas, buena parte de las piedras numeradas estaban depositadas en los terrenos, creemos que municipales,  que se encuentran no muy lejos del Instituto Plaiaundi, al inicio de camino que conduce al Parque Ecológico.

Nada hemos encontrado sobre aquel proyecto de reconstrucción, ni tampoco dónde se encuentran ahora las piedras.

Una de las peculiaridades de los caseríos es que todos tienen nombre propio. 

La denominación es reconocida por vecinos y autoridades, y salvo excepciones, permanece invariable a través de la historia.

Antiguamente, buena parte de sus moradores no eran propietarios del caserío que ocupaban.

En 1766, cuando se independizó de Fuenterrabía, había en Irun 230 caseríos.