PELEGRIN DE URANZU

 

 

Nació en Irun.

Se le cita en la Primera Crónica General de España en su capítulo 1108 titulado: Capitulo de cómo el rey don Fernando III el Santo  mandó a Remont Bonifaz que fuese quebrantado el puente de Triana, y de cómo lo hizo.

Narra la hazaña del marino Bonifaz en la conquista de Sevilla, rompiendo con dos naves con la proa aserrada la cadena que unía la Torre del Oro con la de Triana y el puente de barcas, por donde se abastecía y recibía ayuda la ciudad.

 

Pelegrin de Uranzu intervino con trece naos y galeras el 3 de Mayo de 1248.

A consecuencia de este hecho se rindió la ciudad.

En recompensa de su intervención el monarca Fernando III le asignó una pensión vitalicia y le concedió otras mercedes.

 

En la zona de San Miguel hay una calle a su nombre.

 

 

 


 

Portada del libro en el que se narra con detalle la conquista de Sevilla

en la que intervino Pallegrin de Uranzu.