Se trata de una torre medieval, aunque muy transformada por los años transcurridos y que conserva su carácter defensivo.

Se encuentra en el barrio de Meaka.

Posiblemente sea el edificio más antiguo de Irun entre los que existen actualmente.

La Casa-torre de Aranzate se presenta desmochada ( significa que las almenas fueron eliminadas, quitando de éstas la función defensiva para la que fueron creadas) en cumplimiento de las órdenes dictadas en 1457 por el rey Enrique IV y las posteriores de Fernando el Católico en 1498, al objeto de terminar con las luchas de bandos.

Conserva su primitiva planta baja con una gran proporción de piedra sillar, así como algunas aspilleras (aberturas largas y estrechas para poder disparar por ellas).

En sus proximidades se pueden contemplar los restos de una ferrería del mismo nombre.

Es posible que en determinados momentos las casas-torre fueran utilizadas para la defensa de las instalaciones industriales adyacentes, como molinos y ferrerías.

La familia Urdanibia, emparentada con la de Aranzate (ambas con el mismo escudo de armas) tenía desde tiempos muy antiguos su casa solar con herreria, molino y muchas pertenencias.

Realizó importantes servicios militares y políticos para contener las invasiones francesas y otras intervenciones en campañas guerreras. Alonso de Santa Cruz, cronista de Felipe II hace mención en su nobiliario de Juan de Urdanibia que en 1340 sale de su casa solar para servir al rey Don Alfonso XI.