Gabriel Narzabal  

 

Nació en Irun en 1955.

La Enciclopedia Auñamendi se refiere a él como 'escultor vasco contemporáneo'. Estudió en el colegio La Salle. Autodidacta, a los 18 años empezó a esculpir en un improvisado taller en la calle de Santiago.

Su primer referente fue Remigio Mendiburu que fue el creador de una escultura a la que dieron forma entre Gabriel y Leopoldo Blanco, del que aprendió el oficio. Obtuvo varios primeros premios en certámenes de artistas noveles de Gipuzkoa.

Comenzó a exponer en diversos centros culturales de Gipuzkoa. Su proyección fue la exposición itinerante que Kutxa fue presentando por toda la provincia.

Las  obras de Gabriel nos muestra la versatilidad de los metales, ya sea forjado, fundido, ensamblado o simplemente cortado. En el caso de la madera, su talento juega con las formas -algunas de ellas recreadas en antiguos aperos de labranza- y que llaman la atención por su sencillez, originalidad y belleza.

Su obra más conocida son las impresionantes "Laiak" que se yerguen en la desembocadura del Bidasoa, en el bidegorri de Oxinbiribil.

Según sus propias palabras, la escultura es un motivo para vivir.

Gabriel Narzabal es miembro de la Cofradía Anaka, cultural y gastronómica de Irun, de la que fue Gran Maestre hasta 2019