Fecha: Desconocida

Propuesta: Desconocida

 

 

Desde la calle Pelegrin de Uranzu hasta la plaza Urdanibia.


Aunque no figura en las relaciones de las antiguas calles irunesas del siglo XIX, ya aparece citada habitualmente en numerosos documentos anteriores y posteriores.

Luis de Uranzu señala que en un viejo documento aparece la siguiente cita: "En 1531 Fuenterrabía concedió licencia para construir un molino entre el puente de Corrocoitz y la casa de Miguel Arbelaiz". El mismo autor hace referencia a la abundancia de corrocones en el cercano canal de Dunboa, por lo que es posible que "este pez dio nombre a una calle de Irun situada a proximidad del antiguo puente de los corrocones (Santa Elena) y hoy denominada calle Corrocoitz". Añade además que en 1882 el mencionado puente de Korrokoitz tenía solamente 2,58 m. de anchura, mientras que la calle Santa Elena medía 8 m. de ancho. En dicho año se renovó el puente poniéndolo a la medida de la calles y desde entonces se le denominó puente de Santa Elena.

Respecto zl significado de "Korrokoitz", José Antonio Loidi ofrece la siguiente interpretación: "korrokoi" = mújol (pez) y el sufijo "-iz" que puede expresar pluralidad.

 


 

Aspecto de la calle Korrokoitz en 1977


A la izquierda. Año 1976. Confluencia de las calles Korrokoitz y Santa Elena

A la derecha, casita de la calle Korrokoitz en la que vivió el poeta Basurko, que cuenta con una calle en la zona de San Miguel


 


 

El texto es un extracto del libro "Los nombres de las calles de Irun", publicado en 1996,  cuyo autor es José Monje García, ex-archivero municipal, presidente de la asociación Luis de Uranzu Kultur Taldea y Miembro de Honor  de la Cofradía Anaka de Irun.

 

 

Montaje e información fotográfica complementaria: Agustín Morate Zulaika.

Cofradía Anaka