Fecha: Pleno de 31 de marzo de 1993

Propuesta: Luis de Uranzu Kultur Taldea

 

 

En la zona de Aranibar del barrio de Ventas. Paralela entre las calles Teileria y Labeltze.


 

En recuerdo de las antiguas caleras, una de las las cuales se conserva todavía en el barrio de Ventas.

El significado de "kisulabe" viene a ser "horno de cal", "kisu" = yeso, cal, "labe" = horno.

 

Para producir cal, nuestros antepasado  utilizaban unos hornos especiales llamados caleros, en los que sometían a la roca caliza troceada a temperaturas que rondaban los 900 grados. Este proceso duraba entre tres y cinco días, por lo que era preciso turnarse día y noche, entre familia y vecinos para mantenerlos activos.

Para el fuego se utilizaba generalmente árgoma, troncos y carbón vegetal.

 

El topónimo no siempre se refiere al mismo lugar. Téngase en cuenta que eran muchos los sitios donde se hacían caleras. El producto obtenido se utilizaba para fertilizar los campos.

 

No hemos de  fijarnos solo en el proceso de producción de la cal y los antiguos hornos caleros, sino también en todo el mundo relacionado con los oficios populares, que hoy se han perdido. Nombres como el asignado a esta calle nos lo recuerdan.

 


 

 

El oficio de calero, que tanta importancia tuvo antaño. (Dibujo de Nacho Luque. Asoc.Amigos de Sarnago)


 

 

Calera en el barrio de Ventas, junto a Mendiola .


 

 

  En el vecino barrio de Jaizubía hubo varias caleras.

La de la foto corresponde a la que se encuentra en los pertenecidos al caserío Zigarroa.


 


 

Parte del texto es un extracto del libro "Los nombres de las calles de Irun", publicado en 1996,  cuyo autor es José Monje García, ex-archivero municipal, presidente de la asociación Luis de Uranzu Kultur Taldea y Miembro de Honor  de la Cofradía Anaka de Irun.

 

 

Montaje e información fotográfica complementaria: Agustín Morate Zulaika.

Cofradía Anaka