En nuestra búsqueda en los libros de actas del Ayuntamiento de Irun en el Archivo Municipal de Irun,  de vez en cuando aparece algún suceso curioso.

El que traemos hoy a nuestra página parece ser que tuvo lugar en el año 1648 y está recogido en al menos dos publicaciones que hemos consultado: "Los 7 barrios de Irun" de A. Aramburu y la versión de D. Serapio Múgica, por D. Florentino Portu, que relata en sus "Notas históricas y curiosidades hasta 1969 - Fuenterrabía".

Este hecho es  también citado por el escritor D. Fausto Arocena y así consta en documentos del archivo de Hondarribia.

Aunque hay otros autores que ponen en duda la verosimilitud de esta historia, por nuestra parte nos limitamos a presentarles un extracto de cuanto hemos leído de los anteriormente citados.

Una tarde de domingo, Thomas de Eyzaguirre, que se encontraba con varios vecinos en el caserío "Matxitxenborda" vieron acercarse a un mendigo que resultó ser un antiguo corsario nacido en Zalé, Berbería (costa africana). Téngase en cuenta que en aquellos tiempos las relaciones entre españoles y berberiscos eran desastrosas y los presos de ambos lados eran conducidos como esclavos. Este fue el caso de Eyza Audala, que así declaró llamarse el moro, que fue apresado y vendido en pública subasta.

Quien pujó mas alto, llegando hasta los veinte ducados, fue Juanes de Aguinaga Semero, que al parecer era vecino de Jaizubia.

Hemos indagado en el Archivo Archivo Municipal de Irun y efectivamente el personaje existió. Hay una petición suya presentado solicitud para "entrar en los honores de la República" (en referencia a Irun), petición que le fue concedida considerándosele desde entonces como "vecino concejante de Irun".

Ambos nombres, Thomas de Eyzaguirre, el que fuera aprehensor y Juanes de Aguinaga supuesto comprador, aparecen en un documento de la misma fecha en un expediente de pedimento que Juanes hace a Thomas.

Hemos seguido insistiendo pero entre los legajos que hemos consultado no hemos encontrado más detalles de la historia del esclavo.

Sin embargo, y como dato que aportamos para ilustrar este trabajo, reproducimos las firmas de ambos parroquianos implicados en el incidente tal y como aparecen en el libro de actas.

 

   

 

En aquellas fechas Irun era una aldea dependiente de Fuenterrabía en la que todos se conocían. A este respecto hemos de aclarar que en virtud de un pleito que los vecinos de Jaizubia ganaron a Fuenterrabía en 1618, los habitantes de este barrio eran parroquianos de Irun, electores y elegibles para cargos municipales, pagaban sus diezmos a la parroquia de Irun y realizaban con los de Irun los preceptivos alardes de armas.

Volviendo sobre el pobre esclavo, no se tienen noticias de cómo terminó sus días, aunque el propio D. Serapio Múgica trató de humanizar la historia alimentando la leyenda de que un venerable anciano pagó la cantidad ofertada en la puja y llevándolo hasta Hendaya le dejó en libertad.

 

Fotografía del caserío "Matxitxenborda" en la actualidad, con el monte San Marcial al fondo. Según el relato anterior, en las proximidades de este caserío tuvo lugar el incidente datado en 1648.