LA LEYENDA

En la segunda mitad del siglo XV se produjo un gran aumento de población en la Universidad de Irun-Uranzu, por lo que se decidió agrandar la pequeña iglesia existente en el alto de Beraun. La leyenda cuenta que junto a la iglesia de Beraun se fueron amontonando los materiales necesarios para la ampliación, pero por las noches misteriosamente aparecían en el juncal, donde un siglo atrás había sido encontrada la imagen de la Virgen. Para evitar esto una persona hizo guardia con la mala fortuna de quedar ciego mientras que en el juncal aparecían piedras de gran tamaño y pesadas vigas. Ante estos supuestos poderes sobrenaturales que determinaban el punto fijo donde se debía edificar la iglesia, se construyó un edificio de nueva planta en el sitio que hoy conocemos y se desistió de ampliar la vieja iglesia.

 

LOCALIZACIÓN

Según los historiadores la imagen de la Virgen se encontró hacia 1400 entre los juncales que por aquel entonces ocupaban el mismo lugar en el que se encuentra hoy en día la iglesia. Por el lugar en el que fue hallada se la bautizó con el nombre de la Virgen del Juncal.

Sobre el modo en que la imagen llegó al paraje existen varias teorías. Algunas afirman que la trajeron los vascos que participaron en las Cruzadas o que pudo desprenderse de la proa de algún galeón al maniobrar en el estrecho puerto de Santiago.

 

CARACTERÍSTICAS

La edad cronológica de la imagen es aproximadamente del período románico, siglos XI-XII.

Se trata de la imagen mariana más antigua de Gipuzkoa, y probablemente de todo el País Vasco. Las características de la talla son típicamente románicas, destacando los pliegues lineales, en trono y muy frontal, detalles de las vírgenes de la época.

La imagen es de madera, mide 30 cm. de ancho y  67 de alto ó 72 si se tiene en cuenta la peana de dos escalones.

 

EL NIÑO

La nueva imagen del Niño data de 1947 y fue tallada en Madrid. No siempre estuvo sobre las rodillas de la Virgen. Hubo un momento en que estuvo en el brazo izquierdo de María.

Según creencia popular los soldados de Napoleón arrancaron la imagen del Niño durante una noche que se cobijaron en el interior de la iglesia. Sin poner en duda lo anterior, todo hace pensar que la imagen del Niño fue tomada de algún otro grupo escultórico y añadido posteriormente, pero de ello hace también varios siglos. El historiador Lope de Isasi, en su obra de 1625, cita a la Virgen con el Niño, y en algún grabado de 1749 aparecen también ambas figuras

 

COLOCACIONES

En los libros de actas del Ayuntamiento de Irun  de 1652 existen referencias a una de las colocaciones de la imagen de Nuestra Señora del Juncal. Para sufragar los gastos, se fundó un censo de 150 ducados de plata que adelantó el capitán bolsero Juan de Olazabal.

En otro de los libros de 1758, se cita que con motivo de las obras en el altar mayor, se trajeron músicos de Aranzazu y San Sebastián para las funciones que se celebraron con motivo de la colocación en el altar de la Virgen del Juncal y otras noticias referentes a los gastos ocasionados.

 

   

La Virgen del Juncal antes y después de su última restauración

 

 

RESTAURACIONES

A lo largo de los siglos la imagen ha sufrido numerosas modificaciones. El niño Jesús situado en su regazo y la parte inferior de la talla son añadidos posteriores a la aparición de la imagen. También su corona y sus manos han sido modificadas en distintos momentos de su historia, de acuerdo con las necesidades y costumbres de cada momento histórico, o por deterioro de las mismas.

Durante años hemos conocido la imagen con un tono más oscuro. Es posible que en alguna  la restauración anterior, se le aplicara betún para unificar su aspecto. Probablemente, la tez de la virgen del Juncal se encontraba algo sucia tras haber pasado siglos rodeada de velas y lámparas de aceite.

También recordamos la imagen con su manto. En 1928 el Sr. Cura Párroco envió un escrito al Ayuntamiento  interesando se nombrase un representante que formara parte de la Comisión que había de dictaminar si la imagen de la Virgen del Juncal, Patrona de la Ciudad había de continuar revestida con manto o no.

Uno años antes de la coronación de la Virgen, se proyectó una restauración de la imagen para prepararla para este momento. La figura se envió a Madrid y volvió reforzada porque iba a tener que sujetar un peso.

La última restauración de la imagen tuvo lugar en 2007 a cargo de la empresa Arietta S.L. Desde entonces la virgen muestra una tez blanca y mejillas sonrosadas

 

LA CORONACIÓN

En sesión realizada el 4 de setiembre de 1941, el Ayuntamiento de Irun acordó solicitar la tramitación de los requisitos necesarios para la coronación canónica de la Virgen del Juncal.

En el verano de 1953 se conoció la noticia de que el Papa Pío XII había concedido la bula pertinente que atribuía a Santa María del Juncal poder ser coronada. La coronación canónica tuvo lugar el 30 de mayo de 1954, fecha en que la patrona de Irun recibió este reconocimiento, en la plaza de San Juan,  donde se instaló la imagen de la Virgen y donde el vicario general leyó la bula pontificia, con la asistencia de miles de fieles.

La corona se realizó con materiales que aportaron los fieles y se elaboró  en la joyería Aldanondo de San Sebastián. Se realizó una importante cuestación para financiar la corona que habría de ponerse sobre la cabeza de la Virgen y sobre la talla del Niño Jesús que sostiene sobre las rodillas.

La Corporación Municipal celebró una reunión para determinar la colaboración que habría de prestar el Ayuntamiento a los actos de la Coronación Canónica de Santa María del Juncal, y costear el manto que había de lucir con tan fasto motivo. Asimismo acordó acudir en Cuerpo de Comunidad a las solemnidades de la Coronación.  La Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa y la Comisión de Gobierno de la Excma. Diputación Provincial subvencionaron 20.000 pesetas cada una, para ayuda de los cuantiosos gastos.

 

 

 

     

 

Virgen de Juncal  1970 (Irun)                                                        Virgen del Juncal (Sevilla)

 

CURIOSIDADES

Existe otra imagen de la Virgen del Juncal en Sevilla.  A mediados del siglo pasado se construyó el barrio del "Juncal" en aquella capital. El primer párroco del barrio, D. Francisco Pérez Domínguez era un gran aficionado al fútbol. Viendo un programa deportivo donde aparecía el Real Unión Club de Irun junto a su patrona la Virgen del Juncal, propuso que ésta fuera la que se venerara en el templo del barrio, al tener una denominación del "Juncal". Para ello encargó al escultor José Rivera García una figura inspirada en la patrona de Irun en el año 1965, que es la que actualmente se venera en la barriada hispalense.