La tradición pelotazale de Irun tiene que ver con el número de frontones y trinketes existentes en nuestra ciudad: Artaleku, Behobia, Borda…  y los que, con el paso de los años, han ido desapareciendo.

 

Al menos desde 1847 se tiene conocimiento de que hubo un trinkete junto a la casa consistorial, llamado de Arrascaeta y que más tarde fue sede de un teatro (1900-1906).

 

 

Casa consistorial, apreciándose la derecha de la plaza la antigua casa de Aranzate como sede de un Hotel-Restaurante y, a continuación el edificio del Trinkete de Arrascaeta . Año 1906

  

Otro trinkete el construido en 1882, propiedad de Tomás Echeverría, en la calle Uranzu, donde posteriormente tuvio su sede la Unión de Artistas Vidrieros.

 

La flecha indica la ubicación del antiguo frontón. En primer plano el edificio en el que estuvo las sociedad Los Trankilos, en la calle Uranzu (esquina con la calle Korrokoitz)

 

 

Este trinkete tenía la peculiaridad de que el tejadillo inclinado, con su correspondiente red, estaba en la pared derecha y no en la parte izquierda como es habitual.

 


En 1926 fue inaugurado en la Avda. de Francia, hoy Avda. Iparralde núm, 12, el trinkete Ramuntxo.

 

 

Tarde de pelota en el trinkete Ramuntxo

 


 

 

Fue en 1995 cuando un grupo de amigos liderado por Josetxo Ireaundegui tuvieron la valentía de iniciar las gestiones para la construcción de un nuevo trinkete. Todos ellos junto con el entonces alcalde Alberto Buen y sus equipos que pusieron las bases para que el proyecto se hiciera realidad.

 

 

 

 


 

 

En 2007 se inauguró la sede social, y una escultura de Nestor Basterretxea a escasos metros de lo que unos meses más tarde sería el nuevo trinkete municipal Ramuntxo Berri, instalación que se ubica en Artía, en la calle Iparragirre, y que da sucesión al anteriormente citado en la avenida de Iparralde.

El Ramuntxo Berri es obra de los arquitectos José María Moraiz y Sonia Arana. El coste superó el millón de euros y ocupa una superficie de mil metros cuadrados.

Tiene capacidad para 350 espectadores, 252 sentados y 96 de pie, y está homologado por la Federación Internacional de Pelota Vasca, por lo que puede albergar partidos internacionales.

Llama la atención de este trinkete la cristalera del rebote, tras la que se ubica una de las gradas, desde allí se ofrece una visión fantástica de los partidos.


TRINKETE DE BEHOBIA

 

 

 

Aficionados pelotazales junto al trinkete de Behobia. Año 1943


 

 

Fotos: Archivo Municipal Irun