En los tiempos en que el automóvil era casi un lujo, el único medio de transporte público del que se disponía en el Barrio de Anaka  para acceder al centro, era un autobús popularmente conocido por "Shangai".

El origen de tan singular nombre se debe a que en los años 30 se estrenó en Irun la película "El expreso de Shangai" (1932). En la misma aparecían repetidas veces unos autobuses descapotables y de múltiples puertas que resultaron ser idénticos al primer modelo que se puso en servicio en Irun.

Sus característicos colores lo hacían diferentes entre el resto de los transportes urbanos de la época.

El primer concesionario de la línea Anaka-Behobia, fue el Sr. Amorós. Más tarde fueron los hermanos Goienetxe los que se hicieron cargo del servicio, quienes a su vez lo pasó en 1934 a los Sres. Baseta y Gutiérrez. La familia de este último mantuvo el servicio en los últimos años hasta su desaparición, la familia Gutiérrez. En los curiosos dibujos del vehículo  que más abajo reproducimos, se pueden observar las características y diferentes puntos de vista, o de la memoria, de sus autores, como muestran los dibujos de abajo La versión descapotable pertenece a Julián Gutiérrez. La otra se la debemos a Juan Ignacio Tolosa.

 

La familia Gutiérrez se hizo cargo de la línea en 1934 y la mantuvo en activo hasta la guerra de 1936. Años más tarde, en 1945, cuando Irun renacía de sus cenizas y el dinamismo asomaba de nuevo en nuestro pueblo, se reanudó el servicio. El primer vehículo fue un camión Citröen reconvertido, con capacidad para 16 plazas de pasajeros sentados y un número "indeterminado" de pie. El precio de los primero billetes era de 0,90 pesetas.

El servicio lo cubría un solo vehículo y para ambos sentidos. Estaba pintado en dos colores, granate y algo que parecía gris. Tenía la particularidad de los transportes públicos de la época, además del "chófer", había un cobrador que iba sentado junto a la puerta trasera.

Duró hasta el año 1962, en que desapareció definitivamente. En aquella echa el precio del billete había subido a 2 pesetas. Fue entonces cuando la empresa 'La Villavesa' se hizo cargo del servicio, que también cubría el trayecto entre Irun y Hondarribia, si bien durante algún tiempo mantuvo un color diferente para el vehículo que hacía el recorrido Anaka-Behobia, que era de color amarillo, si no recordamos mal.

 

El vetusto "Shangai", en n su recorrido de ida y vuelta con paradas casi cada 500 metros, empleaba exactamente una hora.

Nada que envidiar a los actuales autobuses que, cuarenta años más tarde y debido al denso tráfico, invierten casi el mismo tiempo y en algunas ocasiones algo más, para el mismo recorrido. 

 ¡Ironías del progreso!. Los días en que había baile en la "Carioca" o en el "Trinquete" de Behobia, había otro autobús de refuerzo. Se trataba de este precioso autocar  que la familia Gutiérrez utilizaba habitualmente para excursiones por la zona.

 

 


       

El "Shangai" visto por Julián Gutiérrez (Izquierda) y Juan Ignacio Tolosa (Año 1953)