Para los amantes de la naturaleza, el parque natural de Aiako Harria ofrece espacios de singular belleza. Fue declarado espacio natural protegido en 1995,  tiene un perímetro de 105 km. y una superficie de 69,13 km2 repartidos entre los municipios de Lesaka, Oiartzun, Renteria. Donostia, Hernani e Irun. Este último municipio aporta el 18,2 % de terreno.

Esta mole granítica es única en Euskadi y esta dominada por tres cumbres: Irumugarrieta 811m.,  que une las localidades de Lesaka, Oiartzun e Irun, Txurrumurru 828m. y Erroilbide 837m. que ofrecen singulares vistas de la Bahía Txingudi y sobre la montañas de Navarra y Gipuzkoa. 

Una la muchas rutas que se puede seguir para acceder a sus cumbres parte del barrio de Meaka, de la central de Irugurutzeta, y pasa por el alto de Embido, Arbiun, Irufagoeta llegando a Aizpegietako iturria y de aquí se alcanza la cumbre, subiendo el último repecho. Si hemos llegado ala cima por ladera Este, podemos iniciar el descenso por ladera Oeste, que nos conduce a la carretera en el punto de Elurretxe, continuamos bajando por el descenso por el camino conocido como “Los Tubos”, hasta los hornos de Irugurutzeta situados próximos a la central de donde hemos partido.

Para quienes deseen conocer más detalles de este espacio protegido, añadiremos que está constituido por una sucesión de valles con fuertes pendientes, cubierto de coníferas, robledales y hayedos. El Parque Natural de Aiako Harria no sólo se disfruta a flor de piel. También abre sus entrañas para que el visitante penetrando en ellas observe su subsuelo y pueda ver su minería que se extienden por toda la vuelta del macizo, siendo las más importantes minas las de Arditurri en Oiartzun y las Miazuri y Belbio en Irun. También pueden contemplarse varias minas de origen Romano.

Texto: Ricardo T. Berodia