El deporte del entonces llamado de los "biciclos", de ruedas desiguales y llantas de acero, llegó a Irun procedente de Francia. Las primeras “bicicletas” se construyeron en la herrería de Urtizberea. Más tarde fue Gimeno Rodrigo, en el paseo de Colón, quien ya las montaba con neumáticos de aire.

 

Prueba ciclista. Paseo de Colón. Año 1896

 

En 1896 se fundó el primitivo Club Ciclista Irunés que llegó a tener doscientos cincuenta socios. Sus primeros presidentes fueron  Gabriel Moleres y Juan Iruretagoyena. Se disolvió en 1901.

Más tarde surgió el Club Ciclista Racing Club

El lugar de entrenamiento de aquellos precursores era la plaza del Ensanche, en el entonces denominado velódromo de “Shabaldi”, aunque anteriormente ya se celebraban algunas competiciones en la plaza de Urdanibia.  

 

 

Ciclistas del Racing Club Irun. Año 1908

 

Velódromo de Gal. Inaugurado en 1950

 

´Emiliano Rodríguez, ganador en Gal . 1950

 

La primera carrera de importancia fue la San Sebastián-Madrid en la que tomaron parte los más afamados velocipedistas entre ellos el citado Gimeno Rodrigo.

 

La popular carrera del día de San Pedro en Irun tiene su origen en 1888, y es la prueba ciclista de un día más antigua del Estado.

El Club Ciclista San Miguel fue uno de los encargados de dar continuidad a esta carrera, hasta que el 1989 pasó la organización al Club Ciclista Irunés.

 

´El Tour de Francia a su paso por Irun en 1949

 

En aquellos primeros años del pasado siglo, el ciclismo irunés tuvo una gran proyección internacional. En los años 20/30 Ricardo Montero, fue campeón de España y cuarto en el Mundial de Roma. Su hermano Luciano Montero, contrarelojista, fue segundo en el Mundial de Bruselas y Campeón de España en 1929, 1932 y 1935, destacando en el Gran Premio de las Naciones de los años  1934/1936.

 

Entre otros ciclistas que dieron nombre a Irun podemos citar a los Amiano, Lersundi, Bergareche, Aguirreche, Fernández Trevín, Mancisidor…

 

Ciclistas en el velódromo del Stadium Gal.

Alonso, Merino, González, Iguíñiz, Inarra...

 

Gran Premio Aldabe. Calle Larrechipi. Año 1958

 

Año 1946 . Aficionados anakatarras. 

De izquierda a derecha: Antonio Estomba, Miguel Urtizberea, Ricardo Alberdi, Gregorio y Benito Iza

 

Arbelaiz. Campeonato de Gipuzkoa de Veteranos

 


 

Mención especial a José Mª Errandonea. En 1959 fue ganador de la  la II Vuelta Ciclista del Bidasoa. En 1961 fue vencedor en Palma de Mallorca del campeonato de España de persecución en pista. En 1967 fue ganador de una etapa en el Tour de Francia, portando el maillot amarillo durante dos jornadas.

    

La Vuelta al Bidasoa se inició en el año 1958 y tras unos años sin celebrarse resurgió tras la fundación en 1982 del Comité Organizador de la Vuelta al Bidasoa, constituido por representantes de las diferentes sociedades ciclistas de Irun y Hondarribia. Participantes, como ciclistas aficionados, en algunas de sus ediciones fueron luego reconocidos profesionales: Luis Ocaña, Peio Ruiz Cabestany, Abraham Olano,…

 

 


El renacido Club Ciclista Irunés se fundó en 1969, siendo su presidente Luis Mari Ausán, de cuya labor destacamos la creación en 1973 de la Escuela de Ciclismo del Bidasoa, de cuya cantera surgieron conocidos profesionales como José Luis Mayoz,  José Antonio Martiarena y Juanma Gárate.

 

Nicolás Iparraguirre. Año 1958

Primer Ganador de la Vuelta al Bidasoa

 

Memorables festivales ciclistas tuvieron lugar  en el desaparecido velódromo de Gal, inaugurado en 1950, donde compitieron las más grandes figuras del momento: Bahamontes, Bobet, Coppi, G.Timoner (varias veces campeón del mundo tras-moto)

 

A todos ellos precedieron otros ciclistas iruneses, no tan renombrados, que fomentaron la afición en nuestra ciudad: Pablo Aguirreche, 3 veces campeón de España amateur de ciclo-cross, Nicolás Iparraguirre, ganador de la primera edición de la Vuelta al Bidasoa en 1958. Iñarra,  Ricardo Alberdi, Jesús Davoz, gran sprinter ganador de una etapa en la Vuelta a España, José Arreche campeón de Guipúzcoa contra reloj, José Arbelaiz y otros .

 

Miguel Indurain. Tour de Francia 1992

A su paso por la calle Fuenterrabía de Irun.

 

Con el ruego de que se nos disculpe los muchos nombres que sin duda han quedado en el tintero, sirvan estas líneas como recuerdo y modesto homenaje a todos ellos y a cuantos trabajan en la actualidad por la práctica del ciclismo en nuestra comarca, incluyendo a las sociedades cicloturistas San Marcial, Txingudi, Bidasoa... y las vecinas HTE de Hondarribia y Gure Txokoa de Bera.  

 

Fuentes:

  • Enciclopedia Auñamendi.
  • Club Ciclista Irunés
  • Archivo Histórico Municipal Irun