Se trata de una torre medieval que conserva su carácter defensivo que se encuentra en el barrio de Meaka, y posiblemente el edificio más antiguo de Irun entre los que existen actualmente.

 

 La Casa-torre de Aranzate se presenta desmochada en cumplimiento de las órdenes dictadas en 1457 por el rey Enrique IV y las posteriores de Fernando el Católico en 1498, al objeto de terminar con las luchas de Bandos.

 

Conserva su primitiva planta baja con una gran proporción de piedra sillar, así como algunas aspilleras.

 

En sus proximidades se pueden contemplar los restos de una ferrería del mismo nombre.

Es posible que en determinados momentos las casas-torre fueran utilizadas para la defensa de las instalaciones industriales adyacentes, como molinos y ferrerías.