Pedro Sánchez

 

Hay personas que desde su adolescencia tienen una especial habilidad para solventar situaciones comprometidas. A finales de los años cincuenta, tenía Pedro Sánchex, "Peíto", en el barrio de Anaka, una vieja bicicleta por la que todos los chavales pugnaban por montar. No había muchas. Para evitar disputas, y en una época en la que la circulación era escasa  y el vetusto "Shangai" era el rey de la carretera, nuestro hombre ideó una singular prueba ciclista. Consistía en un recorrido que se iniciaba junto a la campa del caserío "Camino Berri" -el mismo que le vio nacer-  y subiendo la cuesta de Zubieta, pasando junto al caserío "Letxunborro", tras girar a la izquierda en el cruce des caserío "Puyana",  descendía hasta  "Txorrua", y de allí a la meta, en lo que hoy es la calle Jaizkibel. Así nació la única prueba contra reloj en el mundo en la que todos los participantes usaban la misma bicicleta. Le llamábamos "La vuelta a Letxunborro". Medio siglo más tarde, como entrenador de fútbol y a juzgar por su brillante y dilatada trayectoria deportiva, parece ser que la filosofía de Peíto Sánchez no ha cambiado a lo largo de los años: cultivar la amistad y combinar el espíritu competitivo con las buenas maneras que todo deportista debe procurar.

Reconoce que los años pasados en su barrio fueron los más felices de su vida. Buena parte de sus mejores amigos son de aquella época. Se vivía en la calle. El fútbol era la diversión preferida y el puesto de 'Peíto' en el equipo era siempre el de portero. La única preocupación que tenían aquellas figuras en ciernes era que en casa no se enteraran de las “piperras” que hacían en el colegio. Pronto colgó el jersey de guardameta y se hizo entrenador.

A nuestra pregunta de si hay algún equipo de la comarca del Bidasoa al que no haya entrenado responde que dicho así, parecería que ha cambiado de club cada diez minutos. Es en los últimos años cuando se han abierto más categorías y el número de equipos es mayor. Los de antes, en nuestra comarca, se podían contar con los dedos de una mano. Desde el año 1981 habrán sido una decena de equipos. A riesgo de dejarnos alguno citamos a, Dumboa, Palmira, Beti Gazte, Hondarribia, Oiartzun, Mundarro, Real Unión, Touring y Mariño. De todos ellos guarda un especial recuerdo del C.D. Palmira de los hermanos Andrade. También las temporadas en el Hondarribia F.E y Real Unión donde estuvo un buen número de años desempeñando diversas labores. Tras casi treinta años de vida deportiva volvió a su barrio de Anaka, y el C.D.Mariño fue el último equipo que entrenó. Los malos momentos mejor olvidarlos. Es de los que valora la amistad y, sobre todo, la sinceridad de las personas, por eso solo en una ocasión -confiesa- se vio desagradablemente sorprendido por la actitud de algunos directivos que consideraban que los ceses deben tramitarse con nocturnidad y alevosía. No hay que preocuparse, el tiempo se encarga de poner a cada uno es su sitio.Y el sitio de Peíto parece ser que, a partir de ahora, estará alejado del fútbol. Nos dijo que ya no volverá a entrenar a ningún equipo. María Ángeles, su mujer, que fue testigo de nuestra charla, hizo el gesto de no creérselo del todo. Pero nuestro hombre insistió en que así sería. A partir de entonces se dedicó a otra de sus aficiones preferidas, el monte. Si algún día, se lo encuentran paseando, no duden en acompañarle. Es un gran conversador y disfrutarán con sus mil y una historias. Por supuesto, déjense guiar. Tengan la seguridad de que Peíto Sánchez les llevará siempre por el camino de las buenas personas.

 

C.D. Palmira

 

Hondarribia F.C.

 

C.D.  Mariño