Francisco Iribarren

 

El suyo es un oficio que aprendió de su padre, pero por imperativos legales tuvo que "doctorarse" en Cataluña, convirtiéndose posiblemente en el único profesional titulado en activo de la comarca del Bidasoa. Irunés, de Anaka por más señas, Francisco Iribarren, "Patxi" para los amigos, es tanatopractor. La tanatopraxia es un conjunto de técnicas para conservar un cadáver de forma temporal o definitiva. Es una titulación puede obtenerse en España, tras tres años de estudio. En su caso tuvo que trasladarse a Barcelona para hacerse con el diploma que el Centre Européen d'Enseignement de Tanatopraxie  le otorgó tras arduas jornadas de trabajo en prácticas con más de cien tanatopraxias firmadas.

Presta sus servicios en el Tanatorio del Bidasoa, donde Patxi forma parte de un equipo de cuatro personas que se alternan en las diferentes labores, compartiendo trabajos de oficina, traslados y tanatoestética, que incluye  maquillar, vestir, amortajar al fallecido tratando de lograr la imagen más parecida y natural posible a como era en vida.

La sala donde habitualmente realiza su trabajo. Es fría. Como único mobiliario un pequeño armario, un par de camillas metálicas y la mesa de operaciones. La preparación de un cadáver le lleva algo más de una hora: lavado, desinfección, taponados y suturas, peinado, afeitado en el caso de los hombres. Hay que ser muy cuidadoso en este proceso ya que cualquier corte, al carecer el cuerpo de plaquetas, se pueden producir pequeñas hemorragias.

En ocasiones ha de esmerarse al máximo, sobre todo cuando se trata de algún embalsamamiento para traslado, cuyo cuerpo haya llegado a las instalaciones después de una autopsia.

Resulta obvio que  hace mucho tiempo que los cadáveres han dejado de impresionarle. A lo largo de sus 25 años de profesión, calcula haber tratado a unos 5.000, pero no es ajeno a las tragedias que se viven en cada caso. Parte de su trabajo consiste  también en ayudar a las familias a sobrellevar la pérdida. Son un poco psicólogos. En ocasiones les toca muy directamente, sobre todo cuando se trata de un amigo, de un familiar o de un niño. Los cuerpos permanecen en el tanatorio  entre 24 y 72 horas, a una temperatura ambiente de 4 grados.

  

Sala de operaciones  e  instrumental