Fecha: Pleno 26 de diciembre de 2012

 

 

En la zona de Oñaurre. Perpendicular a la calle Arabartenea, entre las calles Piketazaharra y Clara Campoamor


Jostun, en euskera significa costurera o modista.

En los primeros años del siglo XIX, la manera de proveerse de ropa era, en las clases menos favorecidas, a través de la costura en el hogar. Coser era una habilidad que toda mujer debía dominar desde su más temprana edad.

Con el tiempo las costureras formaron la principal fuerza de trabajo que logró una notable expansión de la producción de prendas de vestir. Estas especialistas podían ejercer su labor de diferentes formas: como trabajadoras a domicilio, cobrando por cada pieza realizada, como empleadas en las recién inauguradas casas de moda o como parte del sistema doméstico de las clases adineradas. A ello hay que añadir, las obreras de las grandes fábricas de una industria con un desarrollo en aumento a lo largo del siglo y cuyas condiciones de trabajo eran muy duras.

Junto a las costureras, en el grupo de trabajo textil, se encontraban hilanderas, tejedoras, calceteras y tintoreras.

 

(Imagen: Costurera en 1890)

 


 

Costureras eibarresas


Antiguas modistas


 

 


 

 

Montaje e información fotográfica :

Agustín Morate Zulaika, secretario de la Cofradía Anaka