Fecha: Pleno de 26 de mayo de 1970

Propuesta: Hermanos Legasa

 

Paralela a las vías del tren, desde la calle Lope de Irigoyen


Hendaya - Hendaia - Hendaye. Calle que lleva el nombre del vecino municipio francés, perteneciente al departamento de los Bajos Pirineos, situado en la margen derecha de la desembocadura del Bidasoa.

Hendaya surge por imperativos marítimos y por el lugar estratégico que ocupa, como uno de los lugares de paso del Camino de Santiago desde principios del siglo XIII.

A partir del siglo XVI las querellas con sus vecinos de Hondarribia e Irun fueron constantes, por ser la zona fronteriza que separaba Castilla de Francia. No obstante su importancia, Hendaya dependió de Urrugne hasta  1654.

En la I Guerra Mundial se colapsa el crecimiento hendayés, y es tal el desastre que el puente internacional construido en 1917, es sufragado totalmente por la administración española. Irun llega incluso a socorrer mediante suscripción pública a sus hermanos del otro lado del Bidasoa.

Años más tarde el favor sería inverso, pues en Hendaya fueron recogidos en un primer momento los iruneses que huyeron de nuestra ciudad ante la inminente entrada de las tropas del general Mola.

El 23 de octubre de 1940 tuvo lugar en Hendaya una importante entrevista en Hitler y Franco en la que el mandatario alemán solicitó al español su colaboración para tener la seguridad de un aliado en el flanco suroccidental de Europa.

 

Hubo un momento en el que esta calle estuvo a punto de  llamarse María Cristina, cuando en 1929 el Pleno municipal no admitió la propuesta de homenajear a la madre de Alfonso XIII que había sido fundadora de la Cruz Roja Española y que había visitado en varias ocasiones a las víctimas del accidente que sufrió el "Topo" en Irun en 1913.


 

 

Hendaye Plage (Foto: A.M.I.)


 

Iruneses en Hendaya tras cruzar el puente internacional huyendo de la Guerra  Civil . (Foto: A.M.I.)


 

Isla de los Faisanes, una soberanía compartida cada seis meses entre España y Francia


Muchos recordarán esta pegatina

que muchos iruneses llevábamos en

la parte trasera de nuestros

automóviles...

 

 


 


 

El texto es un extracto del libro "Los nombres de las calles de Irun", publicado en 1996,  cuyo autor es José Monje García, ex-archivero municipal, presidente de la asociación Luis de Uranzu Kultur Taldea y Miembro de Honor  de la Cofradía Anaka de Irun.