Fecha: Entre 1986 y 1991

1

Antiguamente existió la calle Biteri. Estaba justo detrás del mercado municipal. Al construir el centro comercial Mendibil en 2003 ocuparon todo el espacio incluida la calle.

 No obstante, en enero de 2010, se dieron nombre a nuevas calles y plazas, entre ellas la Plaza Biteri, con lo cual se recupera el nombre de tan insigne filántropo.


 

La nueva plaza que recupera el nombre de Biteri

Se encuentra a la izquierda de la avenida República Argentina en dirección a la avenida de Iparralde.

Hasta el año 2020 este tramo formaba parte de la calle Almirante Arizmendi.

 


 

 Antiguo Mercado Municipal de Abastos (Año 1970  -  Foto: A.M.I.)

La calle Viteri transcurría por la parte posterior del edificio.

 

 Centro Comercial Mendibil construido en terrenos del antiguo mercado, haciendo desaparecer la calle Viteri.


 Pedro Viteri fue un filántropo nacido en Arrasate en 1833 que dedicó gran parte de su fortuna en crear centros escolares en varios pueblos de Gipuzkoa. Falleció en Biarritz, el 23 de mayo de 1908.

En 1902 propuso al Ayuntamiento de  Irun construir unas escuelas y un año más tarde la corporación municipal decidió comprar los terrenos para llevar a cabo el proyecto redactado  por el arquitecto Juan José Aguinaga.

El 29 de junio de 1904 se procedió a la colocación de la primera piedra, dentro de la cual se puso una cajita de plomo en cuyo interior se introdujeron diferentes monedas de plata acuñadas aquel año, ejemplares de los periódicos del día, el programa de fiestas de San Pedro y San Marcial y una copia del acta. Todo ello se encontraba en el centro del muro de la fachada principal.

Las escuelas Viteri dejaron de prestar sus servicios hacia 1978. En los años sucesivos se produjo una indecisión municipal de no saber qué hacer con el viejo edificio. Más tarde se derribó el edificio, dejando en pie tan solo la fachada del antiguo centro escolar, hasta que por desidia se derrumbó, sin que, a pesar de los denodados esfuerzos del entonces archivero municipal José  Monje, fuera posible recuperar la primera piedra.

Con la desaparición del edificio se perdieron también la biblioteca y gran parte del archivo que albergaba los expedientes académicos de muchos jóvenes iruneses.


 

Retrato de Pedro Viteri (1908), pintado por Elías Salaverría.

Forma parte de la pinacoteca municipal de Irun

Monumento erigido en Arrasate en honor de Pedro Viteri,

para el que el Ayto. de Irun contribuyó con 1000 pesetas. (Año  1909)

 


 

 

Las líneas rojas marcan el lugar por el que transcurría la desaparecida calle Viteri.

 


 

 

El texto es un extracto del libro "Los nombres de las calles de Irun", publicado en 1996,  cuyo autor es José Monje García, ex-archivero municipal, presidente de la asociación Luis de Uranzu Kultur Taldea y Miembro de Honor  de la Cofradía Anaka de Irun.