Fecha: Pleno de 25 de mayo de 1971

Propuesta: Comisión de Gobernación

 

 

 Perpendicular a la calle Lekaenea va a parar a la calle Lope de Irigoyen


 

Calle dedicada a la vecina localidad vasco-francesa de Biriatou, en euskera Biriatu.

Situada en un promontorio en la margen derecha del río Bidasoa, frente a Behobia, ha estado íntimamente ligada a la historia de Irun, tanto en los momentos de buenas relaciones como en los de guerras entre los reinos de ambos lados del río.

Limita con Urrugne, Irun, Bera y Lesaka. En épocas anteriores era una de las etapas obligadas en el camino de Santiago de la costa.

En 1603, cuando Biriatu era apenas una aldea, consiguió su separación de sus territorios de los de Urrugn, aunque siguió dependiendo en gran parte de sus vecinos.

Por encontrarse en una zona fronteriza, se vio inmersa en numerosas refriegas, siendo atacada tanto por las tropas españolas como por las francesas en su intento por recuperar este enclave estratégico.

En 1796 logró la independencia respecto a Urrugne, aunque permaneció estando subordinada como cabeza de cantón hasta 1802.

 

A la izquierda el escudo de Biriatu

 

 

 


 

Antigua foto de Biriatou con la iglesia de Saint Martin y el viejo frontón


 

Biriatou


 

 


 

 

El texto es un extracto del libro "Los nombres de las calles de Irun", publicado en 1996,  cuyo autor es José Monje García, ex-archivero municipal, presidente de la asociación Luis de Uranzu Kultur Taldea y Miembro de Honor  de la Cofradía Anaka de Irun.