Fecha: Pleno de 27 de febrero de 2014

Propuesta: Grupo Socialista

 

 

La que va desde la mitad de la calle Dunboa hasta la calle Ramón Iribarren


El 27 de febrero de 2017 el Pleno de la Corporación aprobó por unanimidad el cambio de denominación de 4 calles de Irun eliminando los nombres que evocaban el franquismo y al mismo tiempo dar cumplimiento al documento remitido por EUDEL a los Ayuntamientos Vascos en esta materia.

Por considerar que era necesario dar relevancia al papel de la mujer en la historia de nuestra ciudad y representar los valores de Irun del pasado y del futuro, se denominó a esta calle “8 de marzo”.

El 8 de marzo es el Día Internacional de las Mujeres, establecido por la Asamblea General de la Naciones Unidas en 1975.

Aún siendo un hito importante, éste no fue el comienzo de esta conmemoración internacional, que se remonta a diversos hechos de finales del siglo XIX y comienzos del XX. En concreto, en 1910, más de 100 mujeres procedentes de 17 países y reunidas en Copenhague, aprobaron la propuesta de proclamar el Día internacional de la Mujer Trabajadora, siendo en 1911 el primer acto de celebración, el día 16 de marzo. Ya en 1917, fueron las mujeres rusas las que se manifestaron a favor de sus derechos un 8 de marzo según el calendario gregoriano.

Por lo tanto, en 2011 se celebró el centenario del comienzo de la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres, del comienzo de su lucha por participar en todos los ámbitos de la sociedad en plena igualdad con los hombres.

 

(Anteriormente, y desde el 2 de diciembre de 1975 esta calle llevaba el nombre del Embajador Manuel Aznar.)


 

 

 Asamblea de la ONU el 8 de marzo de 2011 


 

HECHOS QUE ORIGINARON LA CELEBRACIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES:

 

 

 

El 25 de marzo de 1911, 146 trabajadores textiles, en su mayoría jóvenes mujeres inmigrantes que trabajaban en condiciones deplorables, fallecieron en el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York.

 

 

El 8 de marzo de 1917 las trabajadoras textiles de San Petersburgo organizaron una huelga que se sumó al movimiento popular que acabó con la monarquía en Rusia.